Slide La ESSVH no solo equipa a los estudiantes con el conocimiento y las habilidades que necesitarán para vivir, sino que los prepara para la vida
EL MÉTODO
El Programa de valores humanos es vivencial, transformadora e integral. Esto es posible gracias a cinco técnicas básicas de enseñanza, que abarcan cuerpo, mente y alma. Son:
  • Sentado en silencio
  • Contar Historias
  • Citas
  • Canto en Grupo
  • Actividades Grupales
La narración de historias captura la imaginación, involucrando al intelecto en un proceso dinámico de transformación. Proporciona modelos de conducta, fe y sabiduría humanas.
El uso de citas, dichos populares y oraciones universales es edificante e inspirador para los niños. Estimula el buen pensamiento y fomenta la reflexión personal y el sentido común.
Silent Sitting, también conocido como “Tuning in”, desarrolla la capacidad de concentración, intuición, creatividad y quietud. Gira la mente hacia adentro y permite a los niños conectarse con su verdadera naturaleza divina.
La música habla el idioma del corazón. Trasciende las barreras artificiales de la diversidad social y crea unidad. El canto grupal abre el corazón y promueve la cooperación, la armonía y la alegría.
Las actividades grupales son un medio para poner en práctica los valores humanos. Esto crea unidad en pensamientos, palabras y hechos, y construye una personalidad sana e integral. 
El integrar los Valores Humanos da como resultado el florecimiento de un carácter armonioso, en el que la cabeza, el corazón y las manos trabajan en armonía, revelando una profunda unidad dentro de uno mismo.

Hay una clave para alcanzar este estado de unidad interior. Una llave que todos los niños y jóvenes tienen en la mano y que pueden aprender a utilizar con solo girarla hacia adentro. Para hacerlo, deben reconocer el papel del corazón y seguir su consejo amoroso, que fomenta la pureza, la integridad y la confianza en sí mismos. Cuando el corazón o la conciencia aprueban nuestros pensamientos y las intenciones detrás de ellos, actuamos con virtud, determinación y coraje. Cuando nuestra práctica de «girar esta llave» se hace repetidamente, mientras buscamos lo que está bien y lo que está mal, se arraiga en nuestro subconsciente y construye un hábito, que finalmente crea un buen carácter.

«El fin de la educación es el carácter»

 – Sathya Sai