Slide Los niños necesitan poder acurrucarse en la calidez de un hogar, donde se sientan seguros, aceptados y amados
UN ENTORNOS Y CULTURA DEL AMOR EN FAMILIA
El niño
«Los niños son como cemento húmedo, lo que les cae encima les impresiona» dijo Haim Ginott. Una declaración dramática cuando pensamos en cuántas cosas “caen” e influyen en los niños de hoy. No son solo los maestros y los padres los que afectan a los niños, sino su entorno, incluida la televisión e internet, las películas, los videos, los videojuegos y los teléfonos celulares, naturalmente, sus compañeros. La mayoría de los estudiantes se encuentran bajo una tremenda presión para aprobar los exámenes y tener éxito en sus estudios. Al carecer de un proceso educativo orientado al desarrollo del carácter, crecen con un conjunto de prioridades y valores falsos. Se vuelven «más grandes y más altos» sin aprender a lidiar con sus emociones, a relacionarse con los demás y con el mundo en el que viven. La mayoría de los niños aprenden que tener éxito significa conseguir un buen trabajo y ganar mucho dinero y, excepto en algunos casos, el considerar estar al servicio de los demás está fuera de su alcance.

La educación requiere el compromiso de la comunidad en general, ya que su objetivo es lograr los objetivos sociales y mejorar la calidad de vida. Las principales partes que contribuyen al éxito de un proceso educativo son los padres y los profesores. El hogar y la escuela son campos de entrenamiento donde los niños tienen muchas oportunidades de aprender y practicar lo que aprenden. Los padres y maestros son un modelo del que aprender y admirar en todo momento. Por tanto, su capacidad de cooperación es fundamental para el desarrollo del niño. Cuando los padres y los maestros se involucran en un proceso de desarrollo basado en valores, transmitirán a los niños sus hallazgos, su determinación de mejorar y su gusto por aprender.

Los maestros
En el corazón del PVH están los profesores. No solo exponen a los niños al conocimiento académico, sino que también transmiten conocimientos morales, éticos y espirituales, al tiempo que animan a sus alumnos a descubrir su potencial oculto y a esforzarse por sacarlo a la luz. Es con este espíritu que los maestros de ESSVH apoyan a los niños y jóvenes en el cultivo de aptitudes y una variedad de habilidades, pero también nobles ideales.
Los docentes que deseen adoptar un programa educativo basado en valores y, específicamente, el PVH, necesariamente deben vivir de acuerdo con los valores del programa. Los valores humanos no se pueden enseñar desde detrás de un escritorio. Ningún libro o conferencia puede explicarlos. Cuando los profesores son coherentes con los valores enseñados, asumen autoridad y se ganan el respeto. Cuando son respetuosos, atentos, observadores y buenos oyentes, los alumnos apreciarán estas mismas virtudes y aprenderán a expresarlas en cada acto propio.
“Los profesores son como un tanque de agua y los estudiantes como grifos. Al igual que el agua en el tanque, también estará el agua del grifo. Si el agua del tanque es pura, la misma llegará a los grifos «.

~ Sathya Sai

Los padres
La imagen de los padres y maestros que cuidan a los jóvenes de la misma manera que los jardineros cuidan sus flores resiste la prueba del tiempo. El arte de la jardinería se nutre del cuidado, la paciencia y la perseverancia, la autodisciplina,la confianza y la visión. Estas mismas cualidades también son necesarias para criar y educar a un niño. Los padres y maestros establecen límites, con amor pero con firmeza cuando es necesario. Los niños que crecen en una atmósfera de trabajo conjunto armonioso, basado en una escala de valores que son la manifestación natural del corazón humano, se convertirán en adultos responsables
y seguros de sí mismos y miembros activos de la sociedad.

La influencia de los padres en la mente de los niños es la influencia principal y predominante en sus patrones de personalidad y comportamiento. Los primeros años de vida son los más importantes para el desarrollo del carácter. Por tanto, el papel de los padres es vital. Los padres tienen la responsabilidad de ser los principales modelos a seguir para sus hijos. Establecer un ritmo común en casa y en clase permitirá a los niños avanzar tanto en la escuela como en su vida
privada. Los padres que son ejemplos para sus hijos lograrán compartir la esencia de los valores humanos a través de su propia vida.

“Los niños son generalmente buenos por naturaleza y están dispuestos a cumplir con su deber y brillar bien en los estudios. Una de las causas de su rebeldía e indisciplina ocasional radica en los ancianos, que dan malos ejemplos de verdad y dominio propio «.

~ Sathya Sai