Slide Una Educación para toda la vida PENSAMIENTO, SENTIMIENTO Y ACCIÓN
“Es por pensamientos y acciones puros que la humanidad de uno se revela”, afirmó Sathya Sai, y agregó que, aunque a menudo hablamos de Educación en Valores Humanos (EHV), debemos darnos cuenta de que EHV es 3HV. “La primera H representa el Corazón, la segunda la Cabeza y la tercera las Manos. La armonía de la cabeza, el corazón y las manos refleja la verdadera vida humana «.
Para ayudar a los niños a aprender a alinear y coordinar estos tres aspectos, la ESSVH les aconseja tomar sus pensamientos en su corazón para ver si el corazón los aprueba, antes de tomar cualquier acción. Cuando el amor llena nuestras mentes y dicta nuestras acciones, no podemos fallar. Los atributos del amor, como el respeto y la bondad, la humildad y la tolerancia, la consideración por todas las personas y la naturaleza, brotan espontáneamente del corazón. La unidad de tres H (3HV) se manifiesta como potencial creativo.
Convertir «tres en uno» es lo que también pretendía el filósofo griego Platón. Hablando de justicia, dijo:
“La justicia no está relacionada solo con las actividades externas del hombre, sino que su esfera es la actividad interna de una persona. Significa no dejar que las tres partes del alma realicen un trabajo que no sea el suyo. Hay que ponerlos en orden según su propia función y convertirse en su propio amo y amigo de sí mismo. Tiene que unir las tres partes de su alma, como si fueran las tres tonalidades básicas de una octava (baja, alta y media) y crear una armonía a partir de ellas y hacerse una entre muchas, autodisciplinado y sintonizado internamente. . «
República de Platón, 443 c9-e2
Una educación de la cabeza corresponde a lograr una buena comprensión de la influencia de nuestros sentidos y de cómo manejar nuestros pensamientos. El corazón es el asiento del alma y está en estricta conexión con el funcionamiento de nuestro intelecto superior. Reflexionamos y elegimos intuitivamente con el corazón. Una educación del corazón crea conciencia sobre la diferencia entre los deseos y la voluntad, y fomenta la introspección. Una educación de las manos se refiere al poder de la acción y a cómo traducimos en la práctica lo que nuestra cabeza concibió y nuestro corazón aprobó. Al lograr la unidad de estas tres expresiones básicas de la naturaleza humana, fomentamos la integridad y la rectitud moral y nos inclinamos naturalmente a ‘ver el bien, hablar bien y hacer el bien’.
Cuando sintonizamos nuestra cabeza, corazón y manos, todos los pensamientos pasan por el tamiz del corazón haciendo que nuestras acciones no solo sean consistentes sino alineadas con nuestros valores más altos; así es como nos convertimos en notables instrumentos de belleza y bondad para nosotros, nuestras familias y toda la sociedad.
En este sentido, la ESSVH es una invitación a sintonizarnos (3HV) para encontrar armonía interior y brindar felicidad a los demás; nos ofrece la seguridad de que nuestro comportamiento será guiado por la Conciencia y, por lo tanto, manifestará la mejor parte de lo que somos al invocar desde el interior de nuestro corazón los Valores Humanos.